Monday, October 03, 2005

François Vallaeys


“El embarazo no deseado es el mayor reproductor de la pobreza”

El filósofo y cuentacuentos habla sobre su reciente espectáculo Sólo con amor, si no, no; que presenta de viernes a lunes en Preludio hasta el 25 de octubre de 2005.

La narración oral es un arte muy antiguo...
Es otro arte escénico, anterior a la música, inclusive. Los relatos que contamos tienen miles de años, son cuentos populares que se han contado millones de veces en culturas diferentes por gente diferente. La historia, sin embargo, alcanza un nivel de universalidad por debajo de nuestras diferencias culturales. Este nivel me parece particularmente interesante porque soy filósofo y kantiano.

¿De qué trata Sólo con amor si no, no?
El hilo conductor es la historia la de una joven que sospecha que está encinta y para superar su angustia recuerda que su abuela le contaba cuentos. Ella le decía que para cada problema hay un cuento que puede ilustrar. Qué pasará después, no te lo voy a contar.

Es la segunda vez que presentas este espectáculo...
Sí, es una reposición, ya que creo que es mi mejor espectáculo en los últimos años. Toca un tema difícil y actual.

Este tema es bastante cotidiano y recurrente.
Es un tema muy cotidiano en el Perú. Está ligado a los tabúes que siguen existiendo en la sociedad. También está ligado, creo yo, a que las leyes no enfrentan la realidad social del Perú.

¿Cómo solucionarlo?
Debemos tener una buena información, planificación familiar, formación de los jóvenes y educación sexual. Y lograr una política concertada de los colegios, las universidades, el Estado y la sociedad civil para acabar con el drama del embarazo precoz. Este es el mayor reproductor de la pobreza, porque una joven que no tiene una pareja estable, ni recursos económicos y que espera un bebé, espera a un pobre, así de simple.

Muchas veces la falta de preparación genera problemas familiares...
Exactamente. Violencia familiar, abandono, pobreza, la joven no puede concluir sus estudios, sufre rechazo por parte de la familia. Entonces, la joven madre no tiene el apoyo psicológico, afectivo y científico que necesita. Cuando alguien nace no deseado, es posible que se vuelva una persona fértil e ilustrada pero es sumamente difícil. En el espectáculo yo elijo la salida de la esperanza y de la superación que es siempre la salida del cuento popular. Pulgarcito, por ejemplo, es el último de siete hermanos muy pobres, abandonados por sus papás y que, sin embargo, sale adelante con toda su familia. Es un cuento esperanzador, pero también es un cuento. En la realidad esto no suele suceder. Una meta política, social y educativa muy clara es lograr que todos los niños nazcan deseados. Cumpliendo con esto ya habríamos resuelto, si no todos, muchos de los problemas sociales.

¿Es el aborto una alternativa?
No debemos confundir el rechazo ético al aborto con una imposibilidad jurídica de practicarlo. Son dos temas muy diferentes. Creo que todo el mundo está de acuerdo con que éticamente el aborto no sea nunca un método anticonceptivo. ¿Pero significa que jurídicamente no debe ser permitido ni practicado en buenas condiciones en centros especializados? Esa es otra pregunta. Cuántas mujeres mueren cada año por abortos mal hechos en condiciones precarias, porque es clandestino.

Es una gran disyuntiva, porque de un lado está lo que consideramos ético y de otro lo que está pasando todos los días.
En todos los países donde el aborto es legal, se han reducido las tasas, así de simple. Entonces hay que ver las cosas de modo pragmático. Yo creo que en eso debemos avanzar en el discurso, debemos avanzar en la reflexión. Creo que la actual Ministra de Salud, Pilar Mazzetti, está avanzando en la dirección correcta con el tema anticonceptivo. El drama es que en el Perú, en pocos años podemos cambiar de la política Solari a la política Mazzetti. Eso debería terminar. Debemos modernizarnos de verdad, ponernos a la par con los países cuerdos y empezar una política de planificación familiar, prevención y salud social que sea siempre por el mismo rumbo, sea cual sea el ministro de turno.

Una política planeada y sostenible.
Claro.

¿De qué manera tu puesta en escena puede aportar a la discusión del tema?
Siempre los cuentos llevan consigo muchos mensajes. Siempre trato de tener una temática. Esta vez son los niños no deseados, el abandono y la violencia familiar. Yo sé que los cuentos son mucho más inteligentes que yo y no los puedo reducir a mi pequeña temática. Es decir no los utilizo como una herramienta de comunicación, sino como un fin en sí. De ellos brotan una serie de mensajes, reflexiones, emociones e imágenes para el público. Hay personas que se sienten muy concernidas, otras personas que ven más el aspecto humorístico. Cada uno lo ve según su propio entender y su propia situación personal.


Fotografía: Tatiana Guerrero

1 comment:

R. said...

Hola, ayer tuve la oportunidad de ir a la última presentación de este show y me divertí mucho.

En realidad me la había perdido porque no había podido asistir a la que hizo en ICPNA hace ya un par de meses.